Caminar, vivir, compartir...

Durante años muchos viajeros han llevado consigo libretas para apuntar sus vivencias, hallazgos, descubrimientos, curiosidades...Va aquí una de ellas para consignar los apuntes al vuelo en este viajar por la vida y la educación.

Al andar se va haciendo el camino y uno lo siente y lo piensa y lo quiere compartir...

Estas notas brotan de lo que va pasando por mente y corazón en el auto, en la charla, al leer o mirar multimedia. Y se convierten en un espacio de convergencia entre los amigos, quienes también aquí pueden compartir sus Notas en el camino.

miércoles, 25 de julio de 2018

Caminar... ¡Actividad física para todos!

José Rafael de Regil Vélez
Socorro Romero Vargas

No importa si todas las semanas pasas mucho o poco tiempo en el gimnasio ni si eres sedentario, amigo de los sillones... Lo importante es que hay una actividad que puedes hacer -todos podemos hacer- y que contribuye en mucho a vivir saludablemente, al bienestar personal e incluso familiar o grupal: caminar. No en balde caminar es el inicio y el fin de la vida: ¡todos nos alegramos cuando alguien comienza a caminar y todos admiramos al anciano que sale a caminar!

¿Caminar, eso qué?

Foto: archivo FTSR
Caminar es para la mayoría de las personas tan natural que no logran distinguir el papel que puede jugar para ellos en cuanto a su bienestar físico, emocional, e incluso para el mantenimiento de relaciones sanas.
               Sobre caminar hay ya mucho escrito y nunca está de más repetirlo: es andar sobre las extremidades inferiores y erguidos para trasladarse de un lugar a otro (cosa parecida dicen los diccionarios) pero es mucho más que eso: es una experiencia de encuentro con uno mismo, de respirar a otro ritmo sin necesariamente perder la posibilidad de conversar, es posibilidad de ensimismamiento y de mirar nuevamente la vida para reenfocarlo todo...
               Caminar es un acto de aprecio por uno mismo; poder abrir la vista y los demás sentidos para relacionarnos con la realidad de nuestro día a día de otra manera y de llenarnos de las bondades visuales, olfativas, auditivas de otros lugares; regalarnos la activación de todo el cuerpo de tal forma que nos regalemos un espacio saludable en el día (lo cual deberá ir acompañado de otras acciones).

Caminar... ¿cuánto? ¿cómo?

prayer: Oración: Para andar este camino
https://www.pinterest.com.mx/pin/528117493776857183/

Podemos hablar de dos tipos de "caminar": uno funcional y otro fitness.

              El primero hace referencia a las actividades cotidianas y que hacemos andando: salir de casa, ir al centro comercial, movernos dentro de la escuela o nuestra área de trabajo. Tiene que ver con nuestro funcionamiento habitual. La OMS nos recomienda que eso junte un total de diez mil pasos al día y los podemos hacer de todas las formas posibles: dejando nuestro auto en el lugar más lejano del estacionamiento, andando las mayores distancias en el centro comercial, bajándonos antes del trasporte urbano, subiendo más escaleras si estamos en un edificio.
               Esta actividad es provechosa en la medida que nos dinamiza, pero no nos da los beneficios que nos da caminar fitness.
               El caminar fitness supone que nos regalemos un tiempo consecutivo suficiente para que nuestro cuerpo entre en zona de cardio (aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, exigencia de trabajo de los músculos de diversas zonas del cuerpo). Se trata de un ejercicio aeróbico que está al alcance de prácticamente todas las condiciones físicas y presupuestos económicos.
              Una buena caminata es de alrededor de media hora a un paso que permita todavía la conversación con otra persona pero que eleve la frecuencia con la que respiramos. Avanzaremos un kilómetro en alrededor de 12 minutos (entre cinco y seis kilómetros por hora).
              Dado que será una actividad a la que nos entregaremos por completo en un tiempo destinado específicamente para ello podemos hacerlo en un parque, en un malecón o recorriendo las calles que más nos gustan de la ciudad; incluso, podemos hacerlo en un centro comercial si las condiciones meteorológicas o de seguridad lo exigieran.
              Caminar fitness permite que nos relajemos, que podamos aguzar los sentidos: mirar a nuestro alrededor, escuchar los sonidos que ordinariamente no oímos, respirar los aromas locales, poner orden en nuestros pensamientos, tener una buena charla con un acompañante. Las posibilidades son muchas.

Caminar por los senderos

Una especial mención merece el senderismo, en cualquiera de sus modalidades (hiking, trekking, campismo). En él podemos literalmente re-crearnos por el contacto con nosotros mismos (dinamizamos prácticamente todo nuestro cuerpo, subimos y bajamos la frecuencia respiratoria y cardiaca, recibimos infinita información a través de todos los sentidos), con quienes nos acompañan (generando lazos solidarios de apoyo, compartiendo los momentos agradables, estableciendo pequeñas metas comunes) y con la naturaleza (al andar los senderos vivimos nuestra relación con lo natural de otra manera).
Foto: archivo FTSR
              El senderismo es una actividad compatible con muchas actividades más: tú puedes tener una disciplina de gimnasio o práctica deportiva que ocupe tus días de la semana y regalarte en fin de semana una salida de tres o cuatro horas en las que disfrutarás enormente de ti, pues hay senderos para todas las capacidades de respuesta física que hay: senderos planos, senderos elevados, que requieren más fuerza en los pies, que suponen cosas como atravesar ríos, arroyos, etc.

Caminar es para todos

Caminar es una actividad que todos podemos hacer, nos procura diversos beneficios físicos, emocionales, incluso reflexivos, nos abre a posibilidades de socialización... y todo a precio muy bajo. Si eres ejercitador experto o novato puedes caminar y esto te relajará, te fortalecerá, contribuirá a tu quema de calorías, a que te relajes. Solo debes decidirte, y si quieres irte equipando, en otro momento te podemos compartir las recomendaciones básicas para tu caminar funcional y fitness.