Caminar, vivir, compartir...

Durante años muchos viajeros han llevado consigo libretas para apuntar sus vivencias, hallazgos, descubrimientos, curiosidades...Va aquí una de ellas para consignar los apuntes al vuelo en este viajar por la vida y la educación.

Al andar se va haciendo el camino y uno lo siente y lo piensa y lo quiere compartir...

Estas notas brotan de lo que va pasando por mente y corazón en el auto, en la charla, al leer o mirar multimedia. Y se convierten en un espacio de convergencia entre los amigos, quienes también aquí pueden compartir sus Notas en el camino.

martes, 10 de julio de 2018

¡Vale la pena! Senderismo: Boca de Tomatlán a Playa Las Ánimas

Socorro Romero y Rafael de Regil

Un sendero entre montaña y mar

En realidad todo comienza en Boca de Tomatlán, poblado distante poco menos de 20 kms de Puerto Vallarta por la carretera 200 que lleva a Barra de Navidad. Este pintoresco lugar es el punto de partida de un sendero que sigue la orilla de la costa y te acerca a lugares hermosos con pequeñas playas para pasar allí un buen rato.
          Un pequeño grupo -entusiasta y expectante- comenzamos el hiking del fin de semana.  Ivanna, Christopher, Tony, Cinthya, Socorro y Rafael atravesamos el puente colgante que lleva hacia la montaña y nuestros pasos nos llevaron a través de las casas del Pueblo hasta meternos en el sendero interpretativo "El vuelo de la Guacamaya"... No cabe duda: desde el primer momento entras en contacto con una naturaleza pródiga que te lleva sin gran violencia a que tus sentidos y tu ánimo se dispongan para un buen momento.
          La caminata conduce a través de subidas y bajadas que se convierten en miradores naturales para contemplar la belleza de la Bahía de Puerto Vallarta y que ponen tu frecuencia cardíaca a punto para que la actividad también sea un buen cardio, de esos que se hacen subiendo y bajando el ritmo de nuestro latido.

Primera parada: Colomitos y sus inmediaciones

          Tras kilómetro y medio de avanzada emergió ante nuestra vista la espectacularidad de la playa de Colomitos, considerada una de las más pequeñas y hermosas de nuestro país. Descender hacia ella es llenarse la vista del mosaico de colores que producen la montaña, el mar y una playa de arena blanca. Un paseante podría ya allí quedarse a disfrutar del día. Pero nosotros continuamos hacia nuestra meta: Las Ánimas, sin embargo habíamos quedado más que invitados para chapucear, nadar y refrescarnos.
         Eso sucedió unos minutos después de nuestro paso por Colomitos: encontramos un pequeño recodo de mar, con rocas lo suficientemente grandes para detenernos y utilizarlas como plataforma para volar en distintas posturas y acabar zambullidos en un mar fresco, que en esa primera parte de la mañana sabe a gloria. La ventaja de ir en un grupo pequeño es que te puedes dar estos lujos.

Las ánimas: playa y alegría para todo mundo

         Entre nosotros y nuestro punto de llegada había todavía unos cuantos ascensos y descensos, pero el último resultó impresionante, no por su inclinación o grado de dificultad, sino porque de repente se abrió ante nuestros ojos la belleza de playa Las Ánimas: un rincón en la grandeza de la Bahía, con playa de arena suave, dorada, un mar poco profundo y en calma que hace las delicias de grandes y chicos.
         Nosotros llevábamos provisiones para podernos sentar en la arena, disfrutar el desayuno y entregarnos a la tranquilidad del mar. Otros paseantes disfrutaron de la comodidad de las palapas que ofrecen comida, sombra y bebida.
         Durante el tiempo que estuvimos llegaron pangas con turistas: si no quieres caminar te embarcas en Boca de Tomatlán y llegues a este paradisiaco destino. Nosotros lo hicimos a la inversa: sendereamos y el regreso lo realizamos por el mar: un recorrido fresco, acariciados por el aire marítimo y que nos colocó de vuelta al punto de encuentro en tan solo unos minutos.
          Seis horas bastaron para que viviéramos un riquísimo domingo: actividad física, risas, serenidad con muchos regalos de la naturaleza para todos nuestros sentidos. Cada uno de nosotros pudo volver a casa contento por una jornada de gratificante senderismo.

Apuntes de senderismo: Boca de Tomatlán - Las Ánimas

Nivel de dificultad: básico
Distancia: 2.75 kms
Tiempo de recorrido: 2 horas (dependiendo de cuánto te detengas a disfrutar la vista y tomar fotos)
Tipo de recorrido: Montaña y mar, costa.
Equipo necesario: tenis apropiados para senderos (antiderrapantes y de suela resistente), short tipo cargo (o bermuda amplia), playera dry fit, gorra o sombrero, bloqueador, repelente, traje de baño y bebidas hidratantes. Back Pack pequeña (entre 10 y 20 lts) para tener manos libres.

Para organizar tu salida, puedes contar con Fitness&Trekking SR, en Facebook (haz click aquí)