Caminar, vivir, compartir...

Durante años muchos viajeros han llevado consigo libretas para apuntar sus vivencias, hallazgos, descubrimientos, curiosidades...Va aquí una de ellas para consignar los apuntes al vuelo en este viajar por la vida y la educación.

Al andar se va haciendo el camino y uno lo siente y lo piensa y lo quiere compartir...

Estas notas brotan de lo que va pasando por mente y corazón en el auto, en la charla, al leer o mirar multimedia. Y se convierten en un espacio de convergencia entre los amigos, quienes también aquí pueden compartir sus Notas en el camino.

viernes, 10 de agosto de 2018

En la búsqueda de pacientes – agentes: Guía para una consulta exitosa


José Rafael de Regil Vélez, si quieres conocer más de él, haz click aquí
Socorro Romero Vargas, si quieres conocer más de ella, haz click aquí

¿Víctimas o protagonistas?

demo 24En castellano la palabra "paciente" designa a quien tiene paciencia, pero también a quien sufre, recibe o padece la acción de algún agente: el paciente de una infección viral padece la acción de un virus; así como el paciente de una mentada de madre es aquel a quien un agente se la mienta. Por otra parte, se dice que alguien es agente cuando hace, cuando actúa: un estudiante es agente de su aprendizaje cuando pone en juego las habilidades necesarias para hacer suyo un contenido, una habilidad o para modificar una actitud.
          Hay un terreno de nuestra vida cotidiana en la que se vuelve crucial entender la diferencia entre ser agente o paciente -o ambas-: la medicina. Una persona es paciente cuando es víctima de un padecimiento, pero se vuelve agente cuando toma en sus manos todo lo que puede hacer para vivir bien.
          Nada hay más falso que pensar que un paciente es tal porque su salud es responsabilidad del médico. Cuando alguien se vive de esta forma va a consulta, escucha al galeno como si fuera un Dios que pronuncia sus oráculos sin intermediario alguno; que sigue el tratamiento como si fuera magia y que basa la relación con su padecimiento en la fe que tenga a su profesional de la salud. Este tipo de pacientes se consideran víctimas y piensan que nada hay que hacer sino ponerse en manos de un héroe salvador.
           Un paciente se vuelve agente cuando hace trabajo de equipo con su "doctor", entiende las "reglas del juego" de la consulta médica y se va volviendo capaz de afrontar los resultados de sus tratamientos para entender cómo funcionan su cuerpo y espíritu a fin de llevar la mejor vida de la que sea capaz. Es protagonista de su propia salud.

Una guía para hacer trabajo en equipo en la salud

          Y es en el corazón de esta acción responsable que se encuentran las preocupaciones y la propuesta de Agustín Angulo Romo, médico y paciente -como él mismo se define-, quien a finales de 2017 publicó un texto en formato de papel y digital titulado Guía para una consulta exitosa. Sácale provecho a tu médico. El libro fue editado por Amazon Kindle.
          Desde la introducción Agustín exhibe sus cartas: por distintas situaciones en las que lo ha puesto la vida, como ser humano profesional de la salud, él es médico, pero es paciente, casado con una mujer que también es médico y también ha sido paciente en situaciones fuertes; padre de una hija paciente, aunque no médico. Entiende perfectamente la responsabilidad que un ser humano tiene de su propia salud, de su vivir bien o mal.
          Con gusto devoré las páginas de su obra, que tiene una estructura ideal para que el lector obtenga de él lo necesario para que su vida diaria pueda ocurrir funcionalmente, incluso si hubiera una situación de emergencia médica que afrontar. Hay dos grandes apartados: en el primero está la explicación y las sugerencias para hacer trabajo de equipo con el médico -o los médicos- con quien se deba interactuar para atender nuestros procesos ordinarios de salud y también los extraordinarios que hay que atender de manera inmediata. En la segunda, hay un elenco de situaciones con las que podemos toparnos en la casa, el trabajo o la calle y que estaremos en capacidad de afrontar mejor si las entendemos y logramos saber qué hacer en ellas.
          Con lenguaje accesible a todo público y el apoyo de diversos recuadros con informaciones puntuales y prácticas enmarcadas en las leyendas "Sabías qué.." o "Recuerda que" el doctor Angulo describe el proceso que hay que seguir para la consulta y el tratamiento médico, al tiempo que sugiere la forma en la que todos podemos tener la información personal en una "ficha clínica" que concentre la historia de nuestra salud y que sea útil para nosotros mismos y para los especialistas que consultemos.
          De la mano lleva al paciente por las tres grandes fases de la relación ordinaria con el médico y que comienza con sugerencias para escoger galeno. Acto seguido nos involucra en el proceso de hacer un diagnóstico y que requiere que demos la mejor información posible para que el médico logre entender nuestro padecimiento y sugiere enfáticamente que esta fase no termine hasta que hayamos comprendido todo lo que el profesional de la salud deba decirnos para que hagamos equipo en el tratamiento.
          Una vez obtenido el diagnóstico deberá venir una fase que exige toda la responsabilidad necesaria como pacientes agentes, a fin de que nos acerquemos a los resultados esperados y que nos debieron haber sido informados previamente. La importancia de esto radica en que va a ser más fácil reencauzar la labor si no desaparecen los síntomas o surgen nuevos y debe modificarse la prescripción o nos deben derivar hacia algún especialista.
          Hay en todo momento una invitación a que confiemos en la profesionalidad del médico, quien con los estudios y la experiencia es capaz de situar nuestros síntomas y la información que recibe en un cuadro más amplio de lo que nosotros o nuestros conocidos podríamos hacerlo. Nos da sugerencias para entender cuándo hay una emergencia y allí no se va a consulta, sino se acude directamente a un hospital. Para ello la segunda parte de la obra elenca las situaciones que ordinariamente podemos encontrar y nos dice cómo atenderlas en tanto recibimos ayuda médica.

Guía para una consulta exitosa: Sácale provecho a tu médico de [Angulo Romo, Agustín]

Vale la pena leer la guía

 Se busca pacientes - agentes, de esos que saben que la responsabilidad de su salud es de ellos y que solo se puede delegar en caso de gravedad extrema.  
         La Guía para una consulta exitosa, del doctor Agustín Angulo Romo, llena un vacío en la bilbiografía de salud accesible al gran público. Es un verdadero esfuerzo por humanizar la relación paciente médico, y da herramientas para poder dar el paso de una paciente-paciente a uno paciente-agente.
           Si quieres adquirilo en la región de Puerto Vallarta y la Rivera Nayarit puedes acudir a su consultorio; si estás en cualquier otro lugar del mundo, entra a www.amazon.com y búscalo en la tienda Kindle: podrás leerlo en un dispositivo de esa marca o cualquier computadora, tableta o teléfono inteligente. Se trata de una obra que tener siempre cerca rendirá buenos frutos para bien vivir.


Síguenos en Facebook: